Mum – Plastics Andreu







 

Mecanitzats Utillatges i Motlles SL es una empresa dedicada a la fabricación de todo tipo de moldes de inyección termoplástica, utillajes, mecanizados de precisión y matrices.

Fundada en 1999 y con trabajadores con más de 25 años de experiencia en el sector, nos ha permitido obtener los conocimientos necesarios para realizar casi cualquier tipo de molde, no sólo de inyección (nuestra especialidad), sino también por compresión, soplo, como de inyección de aluminio.

Año tras año, nuestra empresa no ha dejado de crecer, tanto en personal, como en la adquisición de más y mejores medios de producción.

Situada en La Riera de Gaia (Tarragona), con una nave de unos 800 m2, dispone de la más amplia variedad de maquinaria para conseguir unos plazos de entrega cortos, y con un equipo de trabajo que cumplirá las necesidades del cliente con un trato personalizado.

Actualmente nuestra actividad está muy diversificada. Trabajando para sectores como: medicina, energías renovables, agropecuarias, automoción, electricidad, construcción, entre otras.

Nuestro mercado actualmente se encuentra en expansión, ofreciendo nuestros productos en el territorio nacional pero también exportando nuestros productos a países como: Francia, Portugal, Italia, Polonia, México, Túnez entre otros.

Si no dispone de máquinas de inyección, con nuestra otra empresa Plàstics Andreu-Injectats SL podrá llevar a cabo la finalización de un proyecto iniciado por Mecanitzats Utillatges i Motlles SL, con la fabricación en serie de las piezas de plástico con algún pequeño montaje si es necesario.

Gracias al trabajo conjunto de Mecanitzats Utillatges i Motlles SL y Plàstics Andreu-Injectats SL, se obtienen una serie de ventajas muy claras para el cliente: la disminución de los costes de las reparación, modificación y transporte de los moldes. Con nuestro personal especializado en inyección plástica, pero también en la construcción y funcionamiento de los moldes permite obtener mayor calidad en las piezas. Así como un tiempo de respuesta más corto ante las reparaciones y las incidencias que puedan suceder, como un menor tiempo de reacción a la hora de reiniciar el proceso productivo.